domingo, 15 de diciembre de 2013

Ahora que se acercan las fiestas... ¡receta!

¡Hola a todos y a todas!

¿Qué tal lleváis el fin de semana?

Yo os traigo un postre "ligero" para estas fiestas que se van avecinando, ¿os quedáis a verlo?

Pues esto es un invento mío, que ha resultado estar buenísimo y no tiene tantas calorías como otros postres de la época (comedoras de turrón, ¡abstenerse!, jajaja).
Para hacerlo necesitaremos:

* Galletas tipo María
* Mantequilla
* Sobres de cuajada tipo Royal
* Leche
* Mermelada de fresa o frambuesa

Mirad qué corte/cucharada tiene el postre en cuestión...



¿Y cómo lo hacemos?

Primero de todo hay que triturar las galletas, el método que sigáis va a gustos; hay quien prefiere meterlas en una bolsita nueva y pasar el rodillo por encima, otras personas las trituran en robots o batidoras de cocina... al gusto, ya os digo.

Una vez estén trituradas, ponemos un poquito en cada uno de los moldes individuales que vamos a usar y le echamos un poco de mantequilla derretida para formar la base del postre.

Metemos todos los moldes en el frigorífico para que endurezca la base de galleta y procedemos a hacer la cuajada según las instrucciones del fabricante.

Aquí hay una opción que tengo que probar (más que nada porque se me acaba de ocurrir, jeje) y es echarle queso de untar tipo Philadelphia a la cuajada (¿cortaré la masa?)... en fin... que me lío...

Sacamos los moldes del frigorífico y echamos por encima de la base de galletas la cuajada ya hecha. Al haber cuajado la mantequilla, la base no se nos levantará del molde

Metemos en el frigorífico otra vez y esperamos un par de horas hasta que se haya solidificado un poco.

Entonces, ponemos en un cazo mermelada y un pelín de agua y templamos hasta que se  ponga la mermelada un poco más ligera. Una vez esté fácil de manejar, vamos poniendo por encima de la cuajada un poco de la mermelada y al frigorífico otra vez.

Un ratito más para que se enfríe la mermelada y listo para comer.

Es una forma de no hincharse de turrones u otros postres más calóricos... ¿no creéis?

¡Un saludito!

9 comentarios:

  1. Pues me parece una idea estupenda, porque como dices, después de las comilonas de estos días apetecen cosas ligeras (por cierto, que la idea de echar queso en la cuajada es tentadora! jajaja). BESOS!

    ResponderEliminar
  2. Me encantaaa!!! Cuentanos lo del queso con la cuajada! Aunque solo con la cuajada debe estar riquisimo también! Y con algunas calorías menos. Un besito guapa. Ahh!! Soy Eva 💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo probaré, Eva. Y te cuento, vale?

      ¡Un besito, guapa!

      Eliminar
  3. Yo la hago tamaño tarta en un molde con base desmontable! Igual pero añadiendo 2 tarrinas de queso philadelphia! Esta buenisima y ya si le echas nata también...ni te cuento....pero entonces ya no es ligera :-) jeje. Te acabo de conocer, me gusta tu blog ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Sandra! Es lo que tiene... deja de ser ligera pero tiene que estar rica, rica...
      Me alegro que te guste el blog. Bienvenida.

      ¡Un saludito!

      Eliminar
  4. Con queso philadelphia queda buenisimo! Y se puede hacer tamaño tarta en un molde con base desmontable :-)

    ResponderEliminar
  5. La probare pero voy a poner mermelada de otro tipo sino tu hermano ni la prueba....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, guapa. Lo de la mermelada es por darle el punto dulce a la receta, puesto que la cuajada no tiene mucho sabor.
      ¡Un besito!

      Eliminar

¡Gracias por comentar! Responderé en cuanto me sea posible.